jueves, 1 de mayo de 2014

Mes de Mayo, mes de la Esperanza




Desde que yo era muy niño has estado junto a mí, 
y guiado de tu mano aprendí a decir sí.
Al calor de la Palabra nunca se enfrió mi fe, 
y en la noche más oscura fuiste luz.

No me dejes Madre mía, ven conmigo al caminar; 
quiero compartir mi vida y crear fraternidad. 
Muchas cosas en nosotros son el fruto de tu amor. 
La plegaria más sencilla cantaré.

Ave María, ave María.
Ave María, ave María.

0 comentarios:

Publicar un comentario