NUESTRO PADRE JESUS DE LA PASION

Imagen realizada por el escultor salmantino D.Damian Villar en 1945.

NUESTRA SEÑORA DE LOS DOLORES (PIEDAD)

Imagen realizada por el escultor Luis Salvador Carmona en 1760.

SANTISIMO CRISTO DE LA BUENA MUERTE

Imagen anónima realizada en el siglo XVII.

NUESTRA SEÑORA DE LA ESPERANZA

Imagen realizada por el escultor salmantino D.Damian Villar en 1952.

sábado, 24 de abril de 2010

Detalles del paso de palio

Esta entrada la realizamos por uno de los comentarios de la entrada anterior, en la que se pedía si se podían mostrar algunos detalles del paso de palio de Nuestra Señora de la Esperanza.

No son muchos los detalles que tenemos plasmados en fotografías, pero esperamos que con las que se ponen a continuación pueda servir para hacerse una idea.



En esta fotografía lateral, se puede observar la mayor parte del palio.

Vemos las jarras entrevarales, de diferente tamaño y de las que solo se pudieron estrenar dos pares.

Se pueden ver también los varales, desde la base hasta la parte mas alta, aunque no se pueda diferenciar bien el tipo de tallado que llevan.

A los pies de la virgen, vemos la peana, bastante mayor que la anterior.
La candelería también se aprecia, aunque esta sin ningún tipo de labrado, ya que no es la definitiva, sino que es una prestada.



Las bambalinas son verdes, en terciopelo y terminando en flecos de bellota dorados. Con el tiempo se irán bordando y colocando el escudo.
La gloria del techo de palio, representa la Coronación de la Virgen, al igual que puede verse en el frontal de los respiraderos.

domingo, 11 de abril de 2010

Madrugada de Esperanza

Este año sí pudo ser. Este año la Hermandad Dominicana pudo salir a la calle sin que el tiempo impidiera ver una Madrugada muy esperada.Si normalmente es muy esperada la salida de Nuestra Señora de la Esperanza, en esta ocasión lo era más; todo el mundo quería verla en su nuevo paso de palio, y no ha defraudado.

Pero la procesión no comenzó a las 5 de la mañana, un par de horas antes llegaban los hermanos al convento de San Esteban, y los primeros curiosos esperaban ya en las puertas; una hora más tarde la salida y Plaza del Concilio de Trento estaban ocupadas por filas de espectadores esperando y aguantando el frío de la noche para ver salir a 3 de los cuatro titulares.

Y ya dentro de la iglesia, minutos antes de salir, se hizo un homenaje al dominico fallecido meses anteriores, al que todos conocían como "el portero" y que tanto amaba a la Hermandad Dominicana. Acto seguido se bendijo el nuevo paso de palio de Nuestra Señora de la Esperanza, y los hermanos de carga de Jesús de la Pasión acercaron el paso hasta el palio para hacerle entrega de un ramo de flores, que la Esperanza lució durante toda la madrugada.
Poco después suenan 3 golpes a la puerta. Se abre, se nota el frío y el calor a la vez del público. La procesión comienza, salen la Cruz de Guia y con sus faroles y detrás empiezan las filas de nazarenos. Esta vez si. Esta vez la procesión ha comenzado.

A los pocos minutos el paso de Nuestro Padre Jesús de la Pasión empieza a acercarse a la puerta, los flashes de las cámaras empiezan a iluminar la noche oscura, y resuenan cornetas y tambores. La Banda de Cornetas y Tambores de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Zafra es la encargada de poner el toque musical a esta salida. Jesús de la Pasión atraviesa la puerta y es recibido por los aplausos del público; se empiezan a escuchar también los primeros "vivas" dedicados al Señor.

Una vez más el Señor de San Esteban viste su túnica blanca, con sus bordados en oro. Coronándole la cabeza, potencias doradas con el escudo de la Orden Dominica, los pies descalzos sobre un monte de claveles rojo, y su mirada, como siempre, hacia el pueblo salmantino.

Va avanzando la procesión y Jesús de la Pasión empieza a enfilar la calle San Pablo. Vuelve a resonar la música.
Es el momento de la segunda salida. El Santísimo Cristo de la Buena Muerte está saliendo de Dominicos, la Agrupación Musical Cristo Yacente toca el Himno Nacional y los hermanos de carga se esfuerzan para sacar al crucificado al exterior. De nuevo se rompe el silencio, los aplausos alientan a los hermanos de carga. Se observan los trabajos realizados en el paso, que no pudieron contemplarse un año antes. Con paso firme el Cristo avanza.


Comienzan a salir los "nazarenos verdes", el público se impacienta, quieren ver a la Señora.
La luz del interior del templo se apaga, distinguiendose a lo lejos el movimiento de un palio, la única luz de la candelería encendida, el olor a cera e incienso... Nuestra Señora de la Esperanza esta cerca

Hace más de una hora que Jesús de la Pasión esta camino de la Catedral, y la Esperanza sigue en San Esteban. La banda de Música Ciudad del Tormes comienza a tocar una marcha que a todos se nos ha quedado en la cabeza, "Reina y Señora de San Esteban" se escucha mientras el palio avanza.

Con bastante esfuerzo y siguiendo las ordenes del capataz, los "costaleros" sacan de paseo a la Virgen de la Esperanza, y un vez más los aplausos de los asistentes vuelven a escucharse; muchas ovaciones, muchos "vivas", muchos "guapa". Ya está, el publico quería ver a la Esperanza y a su nuevo paso de palio, y ha merecido la espera. Ahora hay mucho tiempo por delante para disfrutar en la calle.
Pero antes hay que acudir a otro momento importante, la Hermandad no está completa, nos falta la Piedad.

Sobre las 06.30h Nuestra Señora de los Dolores sale de la Catedral, acompañada por la Banda de Cornetas y Tambores que lleva su nombre vuelve a ser recibida por aplausos; y llega uno de los momentos más esperados, Jesús de la Pasión se encuentra con su madre, con la Piedad a las puertas de la Catedral y bajo la atenta mirada de miles de espectadores que quieren captar ese momento con sus cámaras o dejándolo grabado en su retina.

Ahora si, ahora esta completa la procesión, cuatro secciones, cuatro pasos y una sola Hermandad. La Dominicana con su estilo, está de paseo por Salamanca, el público la acompaña.
Se hace de día y el incienso y la cera sigue empañando el centro histórico de la ciudad, los primeros rayos de sol hacen brillar los pasos e iluminan las tallas, anunciando la vuelta a casa