martes, 14 de abril de 2009

La lluvia no quiso perderse la Madrugada

Llantos, desilusión, pena y rostros desencajados. Así es como estábamos los hermanos en la Madrugada del Viernes Santo. Todos sabíamos desde horas antes que la cosa pintaba muy mal, cielo oscuro con nubes amenazantes que descargaban agua a cada momento, pero todos teníamos la Esperanza de que el tiempo nos diera la oportunidad de hacer nuestra Estación de Penitencia, por eso bajamos.
Las primeras lágrimas se veían una hora antes en el atrio de San Esteban, pero es a las 05.10 de la madrugada cuando las lágrimas invaden las mejillas de cada hermano. La Junta de Gobierno con toda la pena de su corazón se ve obligada a suspender la procesión de 2009 debido a las precipitaciones de lluvia. Rostros rotos, un año de trabajo para no salir a mostrarlo. Niños y niñas que no entienden por qué el Señor no ha querido salir con su Madre de paseo por Salamanca.
A pesar de no abrirse las puertas del templo, miles de salmantinos se agolpan a la salida por lo que los cuatro pasos son trasladados uno a uno hasta las puertas de San Esteban y la Catedral.
El primero de ellos, Nuestro Padre Jesús de la Pasión ataviado con su típica túnica blanca bordada en oro y a los sones de "La Saeta" interpretada por la OJE se acerca hasta el dintel de la puerta arrancando mas lágrimas y los primeros aplausos del publico.


Lo mismo haría el Santísimo Cristo de la Buena Muerte, acompañado de la Agrupación Musical Cristo Yacente, los cuales venían con chubasquero debido a la lluvia que les sorprendió horas antes en la procesión del Cristo del Amor y de la Paz, pero con todas sus fuerzas pusieron su pasión para interpretar "Caminando va por tientos". Los hermanos de carga sacaron todas sus fuerzas para acercar al venerado Cristo al pueblo salmantino, que una vez mas rompía en aplausos.



Pero donde verdaderamente se sintió la devoción, y la pena de no procesionar aun mas si cabe, fue en el turno de Nuestra Señora de la Esperanza. La Banda de Música Amor y Paz tocó la marcha dedicada a nuestra Titular y que seria estreno durante la Madrugada "Reina y Señora de San Esteban". Con toda su gracia en el andar se acerco a las puertas del templo, recibida por miles de aplausos, gritos de ¡guapa! ¡viva la Virgen de la Esperanza! ¡guapa guapa y guapa! y terminando con una saeta, hizo que tanto los hermanos como los devotos no pararan de llorar pero a la vez nos sentíamos arropados por las miles de personas que a pesar de la lluvia esperaban bajo un paraguas para ver durante unos minutos los pasos de la Hermnadad Dominicana. Durante unos minutos la lluvia dejó de caer y los gritos del exterior pedían a la vez y con fuerza que la procesión saliera "que la saquen! ¡que la saquen!".


Al mismo tiempo ocurría lo mismo con el paso de la Piedad en la Catedral.
Una Semana Santa que se ha quedado huerfana de la Dominicana, pero que a partir de ahora, ya está trabajando para la próxima Estación de Penitencia.

2 comentarios:

  1. Es una pena abra que esperar otro año. Los siento

    ResponderEliminar
  2. Asi lo ha querido el tiempo, no se puede hacer nada. Solamente prepararnos durante un año mas para salir el proximo Viernes Santo.
    Un saludo, y gracias por la visita

    ResponderEliminar